jueves, 16 de febrero de 2017

Metamorfosis.

Un día, cuando me desperté de dormir, no estaba situado al lado de la cama, sino al lado del retrete, y cuando me di cuenta, no era de carne y hueso sino de papel con logotipos.
Tras una tarde muy aburrida tragándome todas las partículas de polvo, de pronto vino una persona anciana y extraña a la que yo no conocía, pues esta, se posicionó  encima del retrete y tras un rato de pestes, me agarró y...¡ Puaf !.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

AVISO

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.