martes, 29 de noviembre de 2016

Anécdota de Laura.


Por Halloween, Sabiote había organizado, en su castillo, una casa del terror. Entonces, yo me apunté y fuimos un grupo de personas en un autobús. 
Cuando llegamos, vimos que había mucha cola y que tendríamos que estar 4 o 5 horas esperando a que nos tocara. Decidimos volver a Canena y no entrar. 
Una vez metidos en el autobús, el chófer  le estaba ayudando a otro colega, a aparcar su autobús. Entonces me dio frío. Primero, toqué el botón de la luz (la apagué) y después le di a otro botón que tenía dibujada una alarma. El autobús, se puso en marcha y yo estaba muy asustada porque creía que yo, lo había arrancado y nos íbamos a estrellar, pero no, el conductor ya se había metido y lo había arrancado él. 
Me llevé un gran susto pero menos mal, solo se quedó en eso, un susto. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

AVISO

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.