sábado, 29 de noviembre de 2014

Una terrible confusión.



UNA TERRIBLE CONFUSIÓN


Era una mañana triste para Manuel, de esas que tienes que madrugar para hacer algo que no te gusta y eres obligado por tus padres, y ese algo tiene nombre: el instituto.

Sí, era un día horroroso para Manuel, aquel 15 de septiembre que tenía tachado con rojo y una enorme cruz negra que lo atravesaba en el calendario, había llegado.

Manuel se estiró en la cama, tardando todo el tiempo posible para que su padre se aburriese y se fuera, pero no pasó eso sino que su padre, le retiró las sábanas rojas y verdes de los pies y lo destapó.

Le dijo con tono de enfado:
- Vamos dormilón, que llegas tarde. La comida está abajo en la cocina.
- Sí, papá.- Respondió Manuel.

Manuel se vistió muy rápido, demasiado rápido porque se puso la camiseta al revés y los calcetines desiguales. ¡¡ Empezaba bien el día!!

Bajó las escaleras, comió todo lo rápido que pudo y fue a lavarse la cara y los dientes. Salió de su casa en el monte, desde ella se veía todo el pueblo y hasta el cartel con el nombre: “Cálado”. Un pueblo del norte de Murcia.

Corrió hasta el colegio, que estaba a cien metros de su casa.. Por el camino tropezó y se cayó. Miró su rodilla y vio el roto de cinco centímetros de diámetro. Se aguantó y continuó su camino a paso ligero.

Al llegar, subió las escaleras y se metió en la clase donde ponía 1º, en letra cursiva. Estaban todos sentados menos el profesor. Eran todos más altos que él, eso le extrañó. Llegó el de mates y dijo: 

- Me presento: Luis. Bueno, empecemos haciendo las dos ecuaciones de la pizarra. Después coged el lápiz y la goma, que vamos a hacer la prueba inicial.


Sonó el timbre y no había hecho nada. Luego tocó francés, le tocó hablar, pero no tenía ni idea. Todos se rieron de él, y uno le dijo:

-¿Dónde has aprendido a hablar francés?

Él se sentó muy extrañado. Luego venía su tutora, Laura.

Pasó lista, pero qué raro, él no estaba. Se lo dijo al director. La maestra le aclaró que se había equivocado, que esto era ¡¡¡1º de bachillerato !!!

Laura lo llevó a su clase correspondiente. Esta vez 1º de la ESO. Estaba en la otra punta del instituto, al lado de la sala de química. Sus compañeros lo recibieron con los brazos abiertos. Los conocía a todos. Laura le contó al de mates lo que le había ocurrido y le dijo de broma a Manuel:

- Si quieres, puedes hacerla ecuación. Estás a tiempo.

Manuel se rió y le preguntó a Luis:

- ¿Me puedo sentar ya?
- Sí.- Dijo Luis, orgulloso de saber que tenía un alumno que se tomaba muy bien las equivocaciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

AVISO

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.