miércoles, 17 de febrero de 2016

Leyenda

La magia de Heisen.
Había una vez un niño llamado Charlie. Vivía en el bosque, en una cueva muy pequeña. Charlie siempre se iba a jugar con sus amigos y los animales. Sus amigos se llamaban: Heisen y Tomi.

Sus amigos los animales eran muy simpáticos con él. Había dos leonigres, dos pajatúas y un mosquiposa. Los leonigres eran animales muy raros, igual que los pajatúas y la mosquiposa. Los leonigres se parecía un poco a un león y a un tigre, los pajatúas se parecían a un pájaro y a una cacatúa y la mosquiposa se parecía a un mosquito y una mariposa.

Su amigo Heisen, tenía un pelo medio rojo y medio morado, era mago y hacía unas cosas muy raras con su magia. Tomi era un chico muy nervioso y hablaba con los animales.

Un día, decidieron irse todos juntos al pueblo que había al lado. Como Heisen era mago, los niños del pueblo le dijeron que hiciera algo de magia para que se entretuvieran en algo. Heisen le preguntó a un niño cómo quería ver el mundo, de qué color. El niño tan asustado por lo que le preguntó, le contestó: lo quiero ver todo azul como si fuese todo cielo. Heisen, se preparó para hacer magia y...al minuto, todo el mundo podía ver el mundo de color azul. Los niños asombrados le aplaudieron y le dieron algo de dinero como recompensa.

Los tres amigos y sus amigos los animales, volvieron a su cueva de siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

AVISO

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.